Carta a mi yo del futuro

Querida Mariu:

Espero que esta carta te encuentre bien. Hoy es el penúltimo día del 2021 y, sinceramente, ha sido un año más largo de lo usual. Aún seguimos en pandemia y nuestra vida “normal” sigue siendo algo que anhelamos. ¿Será que volveremos a tener la vida que teníamos antes? Yo creo que no será tan igual a como era, algo tenía que cambiarnos esta situación. Si no hemos cambiado o reflexionado aunque sea un poco creo que ha sido tiempo perdido.

En fin, este año ha estado lleno de retos personales. He dejado ir muchas cosas que no me hacían bien para poder darle cabida a aquellas que me nutren y que me ayudan a seguir cuerda. Empecé haciendo algunos cursos de crecimiento personal en los que nos sugerían escribir a diario lo primero que se nos venía a la mente. La verdad que empecé bien pero luego lo dejé de lado porque no encontraba el espacio que quería, o simplemente no lo buscaba. Luego, seguí con un pequeño cuaderno que bauticé como “Diario de Gratitud” en el cual agradezco por tres cosas buenas que hayan ocurrido en el día. Definitivamente es una rutina más fácil de seguir aunque últimamente he estado algo floja. 

Sabes que siempre me ha gustado escribir, es algo que hago desde chica. No por las puras tenía tantas agendas Pascualina en mi haber, las cuales llenaba de cosas triviales pero también de pensamientos y hasta de algunos poemas que quedaron en el olvido. En esa época las cartas escritas a mano eran una buena forma de expresar tus sentimientos a tus amigos o al enamorado de turno, así que también hay muchas de mi autoría por ahí.

Este año me propuse escribir más, o más que eso, tomarme un poco más en serio esto de la escritura. Siempre he dicho que quiero escribir un libro, que es mi sueño y que bla bla bla, pero esto se queda en el aire porque no soy capaz de poner acción. Bueno, no he sido capaz hasta hace unos meses que me inscribí primero en un taller de un día con unos chicos llamados Machucabotones, quienes me hicieron salir del molde  y simplemente escribir. Disfruté tanto ese día que decidí inscribirme en otro taller un poco más largo y aquí me tienes, escribiéndote una carta como asignatura. Contándote cómo ha sido mi acercamiento con la escritura, escribiendo casi sin pensar, escribiendo con el corazón y con todo lo que llevo dentro. 

Ahora me gustaría definir un horario para continuar con esta pequeña pasión que poco a poco está ocupando un lugar más grande en mi vida. Espero que cuando leas esta carta lo hagas junto con el libro de mis sueños, ese que lleva tu nombre escrito en la portada y que tiene una ilustración increíble acompañando al título. Estoy segura que así será y que mientras recorres cada una de las páginas y cada uno de los textos, te sientas orgullosa de todo lo que has logrado.
 

 

Thumb diyguirnaldasfantasmaspapel261020cuadritos
Anterior: DIY - ¡Guirnalda Fantasmas de Papel!