Enseñando a través del ejemplo

Recuerdo que cuando era niña tenía de vecinos a unos hermanitos con los que jugábamos casi todos los días. Su mamá se quejaba de que ellos eran difíciles para comer y los obligaba a terminarse todo el plato, más aún cuando se trataba de comer pescado.

Mi mamá vio esta escena en vivo y en directo y se le ocurrió preguntarle: “pero, ¿tú comes pescado?”. ¿Y cuál creen que fue la respuesta? Que no. Es decir, la mamá quería que los niños coman pescado como sea pero ella no lo hacía. ¿Les suena familiar?

Muchas veces, nosotros como padres queremos que nuestros hijos realicen ciertas acciones o se comporten de alguna forma en particular e incluso nos molestamos cuando hacen lo contrario. Sin embargo, creo que es necesario detenernos y preguntarnos si somos consecuentes con lo que les pedimos.

¿Queremos que nuestros hijos no estén pegados a la tablet? ¿O quizás que coman más frutas y verduras? ¿O que no coman tantas golosinas? ¿O que sean más activos? Pues bien, debemos empezar por nosotros mismos. No hay fórmula mágica, simplemente tenemos que predicar con el ejemplo.  

Thumb undi aconpapa 130617cuadritos
Anterior: Un día con papá
Thumb lonuevoderevlon280617cuadritos
Siguiente: Lo nuevo de Revlon
También te puede interesar:
Los amigos son la familia de los expatriados (noviembre 2018)
Carta a mi niña de 6 años (mayo 2018)
Reflexiones de una mamá a tiempo completo (enero 2018)